Fin de vendimia en Bodegas San Alejandro

Enólogos de Bodegas San Alejandro

Estamos a mediados de Noviembre, y en Bodegas San Alejandro nos encontramos realizando los trabajos finales de esta vendimia, que son el prensado de los últimos depósitos con uva.

Han sido unas semanas desde final de Septiembre de mucho trabajo, pero es esta época del año un momento especial para todos que trabajamos en este sector. La bodega se impregna de aromas de fermentación, y asistimos con ilusión al espectáculo de la transformación del mosto en vino. Mágico proceso en el que miles de reacciones químicas se producen, haciendo de cada vino un producto único, y nos hace humildes a las personas frente a la fuerza de la naturaleza. A los que nos dedicamos a elaborar el vino sólo nos queda respetar los procesos, y usar todas herramientas de las que disponemos para lograr el mejor vino.

Es difícil valorar las añadas tan temprano, pero si tuviéramos que destacar algo de 2015 sería el perfecto estado sanitario de la uva, que nos ha permitido elaborar vinos de gran concentración y vitalidad. Blancos y Rosados sorprenden por su intensidad de aromas frutales, mientras que los tintos de Garnacha reflejan cada añada mejor la personalidad de unos viñedos de altitud de una zona con gran tradición en el cultivo de la vid.

Ahora en bodega ya sólo quedan unos pocos depósitos de Garnacha por prensar, y en unos días empezaremos a trasegar a barricas los mejores vinos de esta añada. Para ello, es importante estos días el trabajo de cata, en las que los enólogos valoran la calidad de cada vino, sus aptitudes como vino joven o vino destinado a crianza, y la posibilidad de realizar mezclas o coupages de vinos.

Después de vendimia es normal que en bodega se sienta cierta melancolía por saber que no tendremos uva de nuevo hasta dentro de un año, pero la satisfacción e ilusión por poder disfrutar pronto de los vinos de 2015 es la recompensa.

 

Un abrazo,

Equipo técnico de Bodegas San Alejandro.